Jesús, Su vida y mensaje: Jesús y los niños

Enviado por Peter Amsterdam

Julio 28, 2020

[Jesus—His Life and Message: Jesus and the Children]

Los tres evangelios sinópticos —los de Mateo, Marcos y Lucas— hablan de cómo reaccionó Jesús cuando le llevaron unos niños para que los bendijera. En este artículo nos centraremos en un pasaje del Evangelio de Lucas, aunque incluiremos detalles que se mencionan en los otros evangelios.

Le llevaban niños pequeños a Jesús para que los tocara. Al ver esto, los discípulos reprendían a quienes los llevaban[1].

Este evangelio precisa que los niños que le llevaban a Jesús eran pequeños: en los evangelios de Mateo y de Marcos solo dice que eran niños. En cualquier caso, el hecho de que se los llevaran indica que eran bastante pequeños, así como lo que dice el Evangelio de Marcos de que los tomaba «en los brazos»[2]. El Evangelio de Mateo aclara el motivo por el que le llevaban a los niños:

Le fueron presentados unos niños para que pusiera las manos sobre ellos y orara[3].

Es muy probable que la reprensión de los discípulos no estuviera dirigida a los niños, sino a los padres que llevaban a Jesús a sus retoños para que los bendijera. No está claro por qué los discípulos reprendieron a quienes le llevaban niños a Jesús, ya que el texto no explica la razón; sin embargo, tal como veremos, la respuesta de Jesús muestra que la actitud y los actos de Sus discípulos no estaban en consonancia con cómo creía Él que había que tratar a los niños. Es probable que los discípulos pensaran que no era necesario que Jesús dedicara tiempo a los niños.

En tiempos del Imperio romano, era común que los niños sufrieran una muerte prematura por causa de alguna enfermedad, y la tasa de mortalidad era generalmente alta. A los niños no deseados se los abandonaba a veces al costado de un camino para que se murieran de frío, y esa práctica en aquel entonces no era chocante o inusual como sería hoy en día. A veces los niños no deseados eran recogidos por otras personas y criados como hijos adoptivos. Otros eran recogidos para ser esclavizados.

En la Antigüedad eran varios los motivos por los que algunos padres abandonaban a sus bebés a la intemperie. Algunos lo hacían porque eran pobres —como una forma de limitar el tamaño de su familia— o por ciertos defectos visibles o características físicas peculiares del recién nacido. Por supuesto, otros escogían criar a sus hijos aunque tuvieran malformaciones congénitas. Numerosos esqueletos de adultos del mundo antiguo que han sido exhumados presentan defectos que debían de ser visibles desde el nacimiento; así que sabemos que algunos niños nacidos con malformaciones alcanzaban la edad adulta.

Los judíos repartidos por el Imperio romano no practicaban el infanticidio ni el abandono a la intemperie. Escritores judíos como Josefo y Filón de Alejandría censuraron tales prácticas y las consideraron actos de barbarie. Si bien el Nuevo Testamento no menciona específicamente el abandono de niños, algunos textos de la iglesia primitiva repudiaban las costumbres grecorromanas que eran contrarias a los principios cristianos, y entre ellas se habrían contado los combates de gladiadores, el aborto, el infanticidio y el abandono de niños a la intemperie.

Los discípulos estaban reprendiendo a quienes tenían la esperanza de que Jesús impusiera las manos a sus hijos y los bendijera. Jesús, en cambio, mandó a Sus discípulos que permitieran que los niños se le acercaran.

Pero Jesús, llamándolos, dijo: «Dejad a los niños venir a Mí y no se lo impidáis, porque de los tales es el reino de Dios»[4].

En el Evangelio de Marcos dice que Jesús «se indignó» ante lo que consideró un trato injusto[5]. Él consideraba importantes a todas las personas, y no quería que a nadie se le impidiera acceder a Él, ni siquiera a los niños pequeños y bebés.

Acto seguido, enunció un principio de discipulado. Dijo que el reino de Dios lo componen personas que son como niños. Con eso dio a entender el valor de los niños y declaró que son dignos de entrar en el reino de Dios. El hecho de que estuviera dispuesto a aceptarlos implica que son capaces de demostrar confianza y fe en Él.

La frase «de los tales es el reino de Dios» indica una cosa más. Los niños a los que Jesús se refiere personifican una característica básica de los integrantes del reino de Dios, concretamente la confianza infantil en Dios y la dependencia de Él que deben tener los creyentes. Así como los niños dependen de sus padres, los hijos de Dios dependen de Él.

Jesús no dijo que el reino sea de ellos, es decir, de los niños, sino que «de los tales es el reino», o sea, de los que son como los niños. No dijo que los niños tuvieran una bondad innata, sino que poseen cierta característica que es esencial para entrar en el reino de Dios. Cierto autor escribe:

Desgraciadamente, ni Jesús ni los evangelistas dilucidaron cuál es esa característica. Estas son algunas sugerencias: (1) la humildad de los niños, por no tener nada de que jactarse y no poder reclamarle nada a Dios, (2) una fe sencilla, exenta de dudas, y (3) un desapego por los bienes materiales. A la luz del pasaje anterior y de lo que dice Mateo, que vincula explícitamente el carácter infantil a la humildad, la primera sugerencia parece ser la mejor[6].

De cierto os digo que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él[7].

Recibir el reino de Dios es someterse a la autoridad que Dios ejerce. Los adultos tienen su propio poder y autoridad, que pueden chocar con los de Dios. A causa de eso, quien quiera entrar en el reino debe recibirlo como lo haría un niño, sin prepotencia. Robert Stein escribe:

La interpretación más verosímil es que uno debe recibir el reino de Dios de la misma manera que los niños reciben lo que se les da, es decir, sin cuestionamientos, sin vanagloria prepotente, en simple obediencia, con humildad, fe y confianza. Debe recibir el reino como un niño acepta un regalo[8].

Aquí termina el pasaje del Evangelio de Lucas, mientras que tanto el de Mateo y como el de Marcos mencionan que Jesús impuso las manos a los niños. Marcos dice: «Tomándolos en los brazos, ponía las manos sobre ellos y los bendecía»[9]. Tales actos de Jesús —tomar a los niños en brazos y bendecirlos— muestran que los aceptaba y que aprobaba las intenciones de quienes se los habían traído. No solo les impuso las manos: los tomó en brazos y los bendijo. De esa manera puso de manifiesto públicamente que en el reino de Dios se acepta y se valora a los niños.


Nota

A menos que se indique otra cosa, todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Barcelona: Clie, 2005.

Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Lucas 18:15 (NVI).

[2] Marcos 10:16.

[3] Mateo 19:13.

[4] Lucas 18:16.

[5] Marcos 10:14.

[6] Stein, The New American Commentary: Luke, 453.

[7] Lucas 18:17.

[8] Stein, Mark, 464.

[9] Marcos 10:16. V. también Mateo 19:15.

 

Copyright © 2022 The Family International. Política de privacidad Política de Cookies