Jesús, Su vida y mensaje: El lavado de los pies de los discípulos (1ª parte)

Mayo 18, 2021

Enviado por Peter Amsterdam

[Jesus—His Life and Message: Washing the Disciples' Feet (Part 1)]

En el Evangelio de Juan, el ministerio público de Jesús llega a su fin en el capítulo 12. Los siguientes cinco capítulos están dedicados, casi en su totalidad, a las últimas enseñanzas que impartió a Sus discípulos.

Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que Su hora había llegado para que pasara de este mundo al Padre, como había amado a los Suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin[1].

Este primer versículo del capítulo 13 nos sitúa en el tiempo y aclara que los hechos que se narran a continuación ocurrieron justo antes de la fiesta de la Pascua. Dice que Jesús sabía que «Su hora había llegado», en otras palabras, la hora de Su muerte, en que abandonaría este mundo. Otros versículos de este capítulo también indican que Jesús sabía lo que iba a suceder[2]. Para Él no fue ninguna sorpresa.

Como Jesús sabía que le quedaba poco tiempo, se concentró en enseñar a Sus discípulos, y eso se prolonga a lo largo de los cinco capítulos siguientes de este evangelio. En la primera frase también se nos revela algo sobre la relación de Jesús con los que lo habían seguido durante Su ministerio. Amó a Sus discípulos todo el tiempo, y los amó hasta el final, un final cada vez más próximo.

La siguiente frase es larga y ocupa tres versículos. La analizaremos versículo por versículo.

Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote hijo de Simón que lo entregara…[3]

No se nos indica dónde se celebró esta cena; tampoco sabemos exactamente cuándo, solo que fue poco antes de la festividad de la Pascua. Se informa a los lectores que el diablo ya había inducido a Judas Iscariote a traicionar a Jesús; pero los demás discípulos en ese momento no lo sabían.

…sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios y a Dios iba…[4]

El evangelista aclara que Jesús controlaba la situación. De la misma manera que sabía «que Su hora había llegado para que pasara de este mundo al Padre», aquí dice que sabía que «el Padre le había dado todas las cosas en las manos» y que iba a volver con Él. Jesús estaba a punto de asumir un puesto muy bajo, pero sabía que luego recuperaría el mayor de los honores en presencia de Su Padre.

…se levantó de la cena, se quitó Su manto y, tomando una toalla, se la ciñó[5].

Jesús se levantó de la mesa y se quitó el manto. Probablemente se quedó solo con taparrabos, como iría vestido un esclavo. Luego tomó una toalla y se le sujetó a la cintura. El término griego traducido como «toalla» se empleaba para designar un paño o delantal de lino que se ponían los criados para trabajar. Con esto termina esta frase que ocupa tres versículos.

Luego puso agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de los discípulos y a secarlos con la toalla con que estaba ceñido[6].

Cierto autor explica: «La etiqueta […] dictaba que cuando llegaba un invitado, sucio tras recorrer las calles polvorientas, un esclavo le lavara los pies. Se trataba de una tarea particularmente humilde, que se incluía en la lista de las que no se le debían exigir a un esclavo judío»[7]. Por mucho que fuera una tarea humilde, Jesús lavó y secó los pies de Sus discípulos.

Cuando llegó a Simón Pedro, este le dijo: «Señor, ¿Tú me lavarás los pies?»[8]

Es probable que los discípulos permanecieran callados mientras Jesús les lavaba los pies. Solo se intercambiaron palabras cuando le tocó el turno a Pedro. En cierto modo, Pedro habló en nombre de todos los discípulos, ya que consideró impropio que le lavara los pies aquel a quien él antes había llamado «el Cristo, el Hijo del Dios viviente»[9].

Respondió Jesús y le dijo: «Lo que Yo hago, tú no lo comprendes ahora, pero lo entenderás después»[10].

No da la impresión de que a Jesús le ofendiera lo que dijo Pedro; de todos modos, lo reconvino y le señaló que ya lo entendería más adelante. El Evangelio de Juan contiene otros comentarios similares: «Estas cosas no las entendieron Sus discípulos al principio, pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de Él, y de que se las habían hecho»[11]; «Cuando resucitó de entre los muertos, Sus discípulos recordaron que había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que Jesús había dicho»[12]. Es posible que al decir «después» se refiriera a cuando los discípulos recibieran el Espíritu Santo, tras la ascensión de Jesús al Cielo.

Pedro le dijo: «No me lavarás los pies jamás». Jesús le respondió: «Si no te lavo, no tendrás parte conmigo»[13].

Aunque Jesús le indicó a Pedro que la significación de Sus acciones la entendería más adelante, este se opuso a que le lavara los pies. La respuesta de Jesús fue categórica. A menos que Pedro le permitiera lavarle los pies, no tendría parte con Él. El tono de esa frase es similar al de otras declaraciones bastante contundentes de Jesús: «De cierto, de cierto te digo que el que no nace de agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios»[14]; «De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del hombre y bebéis Su sangre, no tenéis vida en vosotros»[15]. Cierto autor escribe: «Simple y llanamente, Jesús le dice a Pedro que rechazar el amor que Él está a punto a manifestarle lavándole los pies no hará sino demostrar no es uno de los Suyos que están en el mundo (vers. 1), sino que forma parte de ese mundo»[16].

Le dijo Simón Pedro: «Señor, no solo mis pies, sino también las manos y la cabeza»[17].

Tras asegurar precipitadamente que Jesús jamás le lavaría los pies, ahora quiere que le lave también las manos y la cabeza. Pedro parece haber sido un hombre impetuoso; actuaba rápidamente, sin pensárselo mucho, sin muchos miramientos. Esa manera de ser se evidencia también en el relato de la transfiguración de Jesús, cuando «Pedro dijo a Jesús: “¡Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí! Hagamos tres enramadas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. No sabía lo que hablaba, pues estaban asustados»[18]. Dejando a un lado su impetuosidad, lo que dijo Pedro —que quería que Jesús le lavara también las manos y la cabeza— era probablemente un comentario sincero, y le dio a Jesús la oportunidad de explicarles algo a los discípulos y a todos los que leen este evangelio.

Jesús le dijo: «El que está lavado no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos»[19].

Jesús dio a entender que si uno se baña y luego sale —por ejemplo, para asistir a un banquete como ese en el que estaban los discípulos—, solo necesita lavarse los pies, porque ya está limpio. Jesús quería ilustrar que Sus discípulos estaban limpios de pecado, en el sentido de que eran creyentes y sus pecados habían sido perdonados.

La única excepción era Judas Iscariote.

Él sabía quién lo iba a entregar; por eso dijo: «No estáis limpios todos»[20].

Un pasaje anterior de este evangelio explica que Jesús sabía quién lo iba a traicionar. («Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién lo había de entregar»[21]). «Jesús les respondió: “¿No os he escogido Yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?”»[22] En ese momento no reveló el nombre del traidor, por lo que Sus discípulos no sabían quién era. Pero antes del final de la comida dejó que dos de Sus discípulos se enteraran de quién lo iba a traicionar.

(Continuará.)


Nota

A menos que se indique otra cosa, todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Juan 13:1.

[2] Juan 13:3,11.

[3] Juan 13:2.

[4] Juan 13:3.

[5] Juan 13:4.

[6] Juan 13:5.

[7] Milne, The Message of John, 197.

[8] Juan 13:6.

[9] Juan 6:68,69.

[10] Juan 13:7.

[11] Juan 12:16.

[12] Juan 2:22.

[13] Juan 13:8.

[14] Juan 3:5.

[15] Juan 6:53.

[16] Michaels, The Gospel of John, 729.

[17] Juan 13:9.

[18] Marcos 9:5,6, Mateo 17:4, Lucas 9:33.

[19] Juan 13:10.

[20] Juan 13:11.

[21] Juan 6:64.

[22] Juan 6:70.