Jesús, Su vida y mensaje: El Sermón del Monte (introducción)

Agosto 4, 2015

Enviado por Peter Amsterdam

[Jesus—His Life and Message: The Sermon on the Mount (Introduction)]

El Sermón del Monte contiene las enseñanzas más conocidas de Jesús. No abarca todo el espectro de Su mensaje, pero sí orienta sobre cómo debemos vivir los cristianos en el reino de Dios. Las últimas palabras del sermón reflejan lo importante que es entender esas enseñanzas y ponerlas por obra en la práctica:

A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y golpearon contra aquella casa; pero no cayó, porque estaba cimentada sobre la roca. Pero a cualquiera que me oye estas palabras y no las practica, lo compararé a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena. Descendió la lluvia, vinieron ríos, soplaron vientos y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina[1].

Todo gira en torno a los valores que deben orientar a los creyentes en su vida y relaciones, en el tipo de persona que debemos ser y el tipo de actitud mental y de disposición que debemos poseer. Jesús nos pinta una especie de mapa para indicar el camino que quiere que sigan en esta vida los que viven en el reino de Dios, conscientes de Su presencia.

En esa ocasión (y en otras) Jesús afirma que a los que lo seguimos nos corresponde adoptar una manera de pensar diferente, una actitud y enfoque distinto a los que teníamos antes de entrar en el reino de Dios. Nos enseña a dar importancia a las cosas que son importantes para Dios y a calibrar nuestra manera de pensar, nuestros puntos de vista, nuestros objetivos y nuestra forma de ver la vida a fin de que estén alineados con Él y con Su voluntad. Eso nos hace ajustar nuestra actitud hacia el dinero y las posesiones, con respecto a la tendencia a preocuparse por las cosas, nuestra manera de relacionarnos con los que nos rodean, y cantidad de cosas más. Si edificamos nuestra vida sobre el fundamento de las enseñanzas de Jesús, entonces el centro y punto focal, la base de todo, pasa a ser Dios. Y cuando sucede eso, Él mismo nos transforma por medio de Su Espíritu y Su Palabra.

Las enseñanzas del Sermón del Monte deberían constituir los principios rectores de nuestra relación con Dios y con nuestros semejantes. Constituyen las piedras fundacionales de lo que es vivir a imagen de Cristo. El comprender y practicar esos principios nos proporciona una brújula para saber cómo gobernar nuestra vida y sus dificultades sin perder el buen norte.

A lo largo de los siglos muchos maestros y autores han interpretado y enseñado el Sermón del Monte de muy diversas maneras. Hoy en día se encuentran montones de libros y comentarios sobre el tema; algunos dan una interpretación general del sermón, otros se concentran en algún aspecto particular y otros definen doctrinas determinadas basándose en las interpretaciones históricas. Todavía existen puntos de vista distintos sobre el asunto.

En los siguientes artículos de esta serie sobre la vida y mensaje de Jesús hablaré del Sermón del Monte; más que nada sobre lo que significan Sus enseñanzas para la práctica de nuestra fe, no tanto sobre las diferencias de interpretación que existen entre los eruditos. El meditar sobre el sentido y la aplicación de lo que Jesús nos enseñó en el Sermón del Monte lo mueve a uno profundamente. A mí desde luego me ha calado muy hondo.

Aunque me centraré en el sentido del sermón, sí anotaré algunas explicaciones acerca de las diversas maneras en que algunos entienden o interpretan ciertos aspectos clave del asunto. Por poner un ejemplo: Algunos investigadores son de la opinión de que el sermón se compuso en base a muy diversas enseñanzas de Jesús que se recopilaron de esa manera para el evangelio, que no es que Jesús dijera todo eso seguido en una ocasión. Otros disienten y creen que Jesús, efectivamente, dio esa charla o sermón una de las veces que estaba rodeado de Sus discípulos.

Yo pienso que, dado que Jesús iba predicando por muchas partes, es probable que a veces enseñara todo eso de golpe, otras veces solo una parte y que en otras ocasiones impartiera apenas algún punto suelto. Los predicadores itinerantes típicamente impartían las mismas enseñanzas una y otra vez, en muchos lugares diferentes. No siempre repiten exactamente lo mismo, sino que imparten las partes apropiadas a la ocasión según el momento, el lugar, el público y demás. Lo mismo sucede con los profesores, políticos, predicadores, cómicos y todos los que se dedican a dar conferencias o charlas a distintos públicos.

Los evangelios cuentan que Jesús estuvo por muchas ciudades de Galilea, y por varias otras de las regiones gentiles de los alrededores. Su tema central era que había llegado el reino de Dios, por lo que sin duda habló de ese tema muchas veces. Es muy probable que los puntos que aparecen en el Sermón del Monte los repitiera también muchas veces. Una consecuencia de ello es que después los discípulos no tuvieron mucha dificultad en recordar Sus enseñanzas; si no palabra por palabra, al menos en un formato conceptualmente preciso. De modo que, aunque es probable que las sentencias del Sermón del Monte las pronunciara también en otras ocasiones, tal vez sueltas, yo lo considero como una charla —o al menos un resumen de una charla— que dio Jesús en un momento determinado.

Veamos ciertos datos sobre el sermón:

Hay dos versiones: el Sermón del Monte (Mateo 5:3-7:27), que consta de 107 versículos, y el Sermón de la Llanura (Lucas 6:20-49), que tiene 30. El nombre Sermón del Monte es el título que dio Agustín a su comentario sobre los capítulos 5–7 de Mateo, escrito entre 392 y 396 d. C., aunque no se empleó comúnmente hasta el siglo XVI[2].

La escena de la montaña aparece en el primer versículo del capítulo 5 de Mateo, que dice:

Viendo la multitud, subió al monte y se sentó. Se le acercaron Sus discípulos, y Él, abriendo Su boca, les enseñaba[3].

Esa introducción da a entender que Jesús se dirigía únicamente a Sus discípulos. Sin embargo, al final del sermón Mateo cuenta que «cuando terminó Jesús estas palabras, la gente estaba admirada de Su doctrina, porque les enseñaba como quien tiene autoridad y no como los escribas»[4]. Casi todos los comentaristas coinciden en que la gente en cuestión eran las personas interesadas en las enseñanzas y milagros de Jesús que estaban presentes mientras este hablaba a Sus discípulos y por lo tanto oyeron lo que decía. Lo más probable es que la reunión se desarrollara en alguna de las colinas de Galilea y que, como dice que justo antes Jesús había estado sanando a muchos, no sería de extrañar que el «monte» fuera una zona de pequeñas elevaciones, ya que los enfermos adoloridos no hubieran podido subir una montaña para escucharle.

El evangelio de Lucas cuenta que Jesús subió a una montaña y pasó la noche orando. A la mañana siguiente mandó reunir a Sus discípulos y escogió a los doce que llamó apóstoles. Luego bajó a un lugar plano, con un gran grupo de discípulos Suyos, y se dirigió a una multitud de gentes que habían ido a escucharle y a ser sanadas. Entonces fue cuando se dirigió a Sus discípulos, en presencia de la multitud[5]. Más recientemente a esa versión de Lucas se la conoce como Sermón de la Llanura, dado que dice que Jesús «se detuvo en un lugar llano»[6].

Algunos comentaristas señalan que el hecho de que haya dos relatos sobre una ocasión en que Jesús impartió ciertas enseñanzas específicas muy parecidas en presencia de una multitud indica la probabilidad de que se tratara de un hecho histórico. En cualquier caso, el hecho de que muchos de los principios de ese sermón aparezcan luego a lo largo de los escritos del Nuevo Testamento deja claro que tanto si los presentó en una ocasión determinada como si los predicó en momentos diversos, se trata de Sus enseñanzas. Eso es lo que importa.

La mayoría es de la opinión de que el sermón que describe Mateo es un resumen de lo que Jesús enseñó ese día. Lo más probable es que Jesús explicara mucho más a fondo cada uno de los principios, y que en el relato que conocemos aparezcan apenas los puntos principales, lo más memorable. La versión de Lucas no los incluye todos. De todos modos, casi todo lo que menciona Mateo aparece en otros momentos del evangelio de Lucas.

Este sermón es importante para los cristianos porque describe la conducta transformada de las personas que han entrado en el reino y siguen a Jesús. Explica cómo debería ser el temple y comportamiento de los cristianos con relación a Dios y al prójimo; qué tipo de influencia positiva nos pide que ejerzamos sobre los que nos rodean; la rectitud que quiere que adoptemos en cuanto a la ley de Dios; nuestro deseo y ambición de glorificarlo; nuestra relación con nuestros semejantes a la luz de nuestra relación con Dios, y nuestro compromiso de practicar lo que enseñó Jesús[7].

El sermón presenta los principios que harán que en nuestra vida se refleje verdaderamente Dios, que en nosotros y a través nuestro se vea Su imagen. Nos da los medios para empezar a vivir ya de la manera en que viviremos, más plenamente, en la eternidad. Nos enseña cómo podemos desarrollar hábitos interiores y espirituales que alinearán nuestro ser con el reino de Dios. Empezamos a practicarlos ahora, y seguiremos encarnándolos en el reino final.

N. T. Wright lo explica de la siguiente manera:

Lo que dice Jesús es: «Ahora que Yo estoy aquí está naciendo el nuevo mundo de Dios, y cuando tomen consciencia de eso, se darán cuenta de que estos son hábitos del corazón que constituyen un anticipo del nuevo mundo, en el presente». Esas cualidades —pureza de corazón, misericordia y demás— no son, por así decirlo, «cosas que hay que hacer para merecer una recompensa», «un pago». Tampoco son simples «normas de conducta» que estableció para los nuevos conversos. Sino que constituyen en sí mismas señales de vida, el lenguaje de la vida, la vida de la nueva creación, la vida de la nueva alianza, la vida que Jesús nos vino a traer[8].

Cuando alguien comprende y practica las palabras de Jesús, los principios que presentó en el Sermón del Monte (y en el resto de los evangelios), su vida se va transformando. Va adquiriendo semejanza con Cristo, se va pareciendo a Dios en su manera de ser, y reflejando cada vez más Su naturaleza y Sus atributos. En resumidas cuentas: vive cristianamente.


Nota

Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the Word, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R. y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witheringt.on III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Mateo 7:24–27.

[2] G. N. Stanton (1992), «Sermon on the Mount/Plain». En Dictionary of Jesus and the Gospels, 736, de J. B. Green y S. McKnight (eds.).

[3] Mateo 5:1,2.

[4] Mateo 7:28,29.

[5] Lucas 6:12–20.

[6] Lucas 6:17.

[7] Stott, El sermón del monte, 21–23.

[8] Wright, After You Believe, 106.