Jesús, Su vida y mensaje: La muerte de Jesús (2ª parte)

Abril 19, 2022

Enviado por Peter Amsterdam

[Jesus—His Life and Message: The Death of Jesus (Part 2)]

Tras ser Jesús interrogado por Pilato, sometido a burlas y desaires por parte de Herodes y sus hombres y azotado, llegó el momento de ejecutar Su sentencia de muerte. La muerte de Jesús viene descrita en los cuatro evangelios, y cada evangelista incluye detalles no mencionados por los otros. En este artículo usaremos como texto principal la narración del Evangelio de Mateo, con añadidos tomados de los evangelios de Marcos, Lucas y Juan.

Al salir hallaron a un hombre de Cirene que se llamaba Simón; a este obligaron a que llevara la cruz[1].

Cuando los soldados romanos terminaron de burlarse de Jesús, de escupirle y golpearlo, «le pusieron Sus vestidos y lo llevaron para crucificarle»[2]. Por lo general, el condenado a muerte llevaba su propio travesaño hasta el lugar donde lo iban a crucificar. El travesaño se fijaba luego a un madero vertical que ya se encontraba allí.

El Evangelio de Mateo dice que Simón era de Cirene, una ciudad situada en la actual Libia, en la costa norte del continente africano. Cuando Jesús fue crucificado, era la capital de la provincia romana de Cirenaica y lugar de residencia de gran número de judíos de habla griega. El Evangelio de Marcos[3] menciona que Simón tenía dos hijos, Alejandro y Rufo.

El Evangelio de Juan cuenta que Jesús salió «cargando Su cruz»[4], mientras que el de Mateo dice que Simón fue obligado a llevarla[5]. Es probable que ambos digan la verdad. Muy posiblemente, al comienzo Jesús llevó el travesaño; pero por todo lo que ya había sufrido, no fue capaz de cargarlo hasta el lugar de la crucifixión. Cierto autor explica:

Había estado sometido a muchísimo estrés. Había estado despierto toda la noche, había sentido angustia en el huerto, había aguantado varias sesiones con las autoridades judías y un simulacro de juicio ante Pilato. Había soportado la flagelación, que […] podía ser muy brutal. Los soldados se habían burlado de Él y lo habían golpeado. Es muy posible que hubiera sufrido peor trato que los otros que fueron crucificados con Él[6].

Los cuatro evangelios mencionan que el lugar donde Jesús fue crucificado se llamaba Gólgota. Todos añaden entre paréntesis una explicación del significado del nombre. El Evangelio de Marcos dice que «lo llevaron a un lugar llamado Gólgota (que significa: “Lugar de la Calavera”)»[7]. El de Juan explica: «Él, cargando Su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, en hebreo, Gólgota»[8]. Nadie sabe con certeza dónde estaba ese lugar, pero parece que era a poca distancia de las puertas de Jerusalén.

Tanto el Evangelio de Mateo como el de Marcos dicen que a Jesús le dieron a beber vino o vinagre.

Le dieron a beber vinagre mezclado con hiel; pero, después de haberlo probado, no quiso beberlo[9].

Le dieron a beber vino mezclado con mirra, pero Él no lo tomó[10].

Es probable que fueran los soldados romanos los que le ofrecieron vino mezclado con hiel o mirra, que debía de tener un efecto ligeramente adormecedor. No se sabe si los soldados se lo ofrecieron por amabilidad o para burlarse de Él. Quizá Jesús lo probó y no quiso beberlo porque quiso mantenerse bien lúcido cuando estaba a punto de «dar Su vida en rescate por todos»[11].

Cuando lo hubieron crucificado, repartieron entre sí Sus vestidos, echando suertes[12].

Los evangelistas no entran en detalles sobre cómo crucificaron a Jesús; simplemente dicen que lo crucificaron. Los tres evangelios sinópticos mencionan a continuación que los soldados romanos se repartieron Su ropa. Llegado el momento de crucificarlo, lo desvistieron, ya que a los condenados se los crucificaba desnudos. Quedarse con la ropa de los reos era un plus para los soldados que llevaban a cabo la crucifixión. El Evangelio de Juan añade que la túnica de Jesús «era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. Entonces dijeron entre sí: “No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será”. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura, que dice: “Repartieron entre sí Mis vestidos, y sobre Mi ropa echaron suertes”. Y así lo hicieron los soldados»[13].

Y sentados lo custodiaban allí[14].

Es probable que los soldados tuvieran órdenes de permanecer en el lugar de la crucifixión hasta que Jesús (y los otros dos hombres) murieran, para asegurarse de que nadie viniera a bajarlos de la cruz y rescatarlos de su sentencia de muerte.

Pusieron sobre Su cabeza Su causa escrita: «Este es Jesús, el rey de los judíos»[15].

Una de las razones por las que los romanos crucificaban en público como castigo era para disuadir a otras personas de cometer delitos o rebelarse contra Roma. El hecho de poner la acusación por escrito en una placa en la cruz o colgada del cuello del delincuente era una forma de transmitir un fuerte mensaje. Los cuatro evangelios indican que se colgaron de la cruz los cargos contra Jesús.

El Evangelio de Juan dice que fue Pilato quien mandó escribir la placa y que su contenido fue objeto de críticas por parte de los principales sacerdotes.

Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: «Jesús Nazareno, Rey de los judíos». Muchos de los judíos leyeron este título, porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín. Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: «No escribas: “Rey de los judíos”, sino: “Este dijo: Soy rey de los judíos”». Respondió Pilato: «Lo que he escrito, he escrito»[16].

Como el lugar donde crucificaron a Jesús estaba cerca de la ciudad, es probable que hubiera venido mucha gente a mirar, ya que en el siglo I las crucifixiones eran espectáculos populares[17]. Además, el letrero estaba en tres idiomas, por lo que era fácil que cualquiera que supiera leer lo entendiera.

El hebreo era la lengua nacional; el latín, el idioma oficial; y el griego, la lengua franca de comunicación que se usaba en todo el Imperio romano[18].

Cierto autor explica:

En cuanto al letrero en sí, a los judíos les ofende la implicación de que son un pueblo cuyo miserable «rey» pende de una cruz, con el agravante de que la inscripción está públicamente accesible también para los gentiles que pasen por allí y solo sepan leer griego o latín[19].

Sabiendo que no lograrían convencer a Pilato para que retirara la placa que colgaba de la cruz de Jesús, los principales sacerdotes intentaron persuadirlo para que cambiara lo que estaba escrito en ella. Pilato se negó a cambiar nada.

(Continuará.)


Nota

Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Brill Academic, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Mateo 27:32.

[2] Mateo 27:31.

[3] Marcos 15:21.

[4] Juan 19:17.

[5] Mateo 27:32.

[6] Morris, The Gospel According to Matthew, 714.

[7] Marcos 15:22.

[8] Juan 19:17. V. también Mateo 27:33, Lucas 23:33.

[9] Mateo 27:34.

[10] Marcos 15:23.

[11] Mateo 20:28.

[12] Mateo 27:35. V. también Marcos 15:24, Lucas 23:34.

[13] Juan 19:23,24.

[14] Mateo 27:36.

[15] Mateo 27:37.

[16] Juan 19:19–22.

[17] Morris, El Evangelio según Juan, Vol. 2, 438.

[18] Morris, El Evangelio según Juan, Vol. 2, 438.

[19] Michaels, The Gospel of John, 950.