2017... Reflexiones

Enero 1, 2017

Enviado por Peter Amsterdam

[2017—Reflections]

Al despedir el año viejo y recibir el año nuevo, millones de personas se hacen un conjunto de buenos propósitos para el año entrante. Se comprometen a llevar a cabo planes para mejorar su vida. En años anteriores he hecho eso, pero al igual que aproximadamente el 92% de los que hacen esos propósitos y no los cumplen, por lo general mis propósitos para el año nuevo desaparecieron en los últimos días de enero. En los últimos años, en vez de hacer propósitos específicos, me propuse objetivos generales para el año. Y eso me ha dado mejores resultados.

Cuando oraba acerca de la llegada de 2017 y las metas que iba a planear, quise darle un enfoque distinto. Programé mi teléfono para que el primer día de cada mes me recuerde que repase mi compromiso de vivir conforme a mi fe. Para ayudarme en ese repaso, hice una lista de las verdades de fe que a mi juicio son esenciales para vivir de manera cristiana. Además hice otra lista de preguntas para reflexionar en ellas y responderlas. Y una tercera lista de recordatorios de lo que quiero repasar al principio de cada mes. (Las preguntas y recordatorios que he incluido en este artículo los escribí para mí, por eso el texto está en primera persona. Oro que las listas les sean de utilidad.)

Verdades muy importantes

  • Dios es mi Creador, el Ser supremo.
  • Como soy criatura Suya, he sido llamado a honrar y a adorar a Dios.
  • Dios me ama y quiere que tenga una relación con Él.
  • Él ha hecho que esa relación sea posible por medio de Jesús, que murió por mis pecados.
  • Gracias a Jesús, tengo vida eterna.
  • Amo a Jesús por esto y estoy agradecido por mi salvación.
  • Él está presente en mi vida. Su Espíritu Santo mora dentro de mí.
  • He sido llamado a vivir de manera que glorifique a Dios y lo refleje.
  • Debo amar a los demás como me amo a mí mismo y tratarlos como quiero que me traten.
  • Las decisiones que tome tienen un efecto en mi eternidad.
  • Me he comprometido a vivir de manera acorde con las enseñanzas de las Escrituras.

Preguntas

  • ¿La manera en que vivo glorifica a Dios? ¿Me esfuerzo por que mis actos sean acordes con Su Palabra y evito que sean contrarios a Su Palabra? Si actúo de manera contraria a la Palabra de Dios, ¿qué hago al respecto?
  • ¿He adorado y honrado al Señor suficientemente? ¿He designado un tiempo para hacerlo, además de alabarlo y glorificarlo de manera espontánea?
  • ¿Cómo es mi relación con el Señor? ¿Paso tiempo en Su presencia por medio de la oración y la lectura de Su Palabra? ¿Dedico tiempo a escucharlo y a pensar en lo que Él ha dicho?
  • ¿He prestado atención a lo que me ha indicado el Señor? ¿Permito que me cambie? ¿Le doy al Señor mi respeto, amor y atención?
  • ¿He asumido una actitud humilde en oración, confesando mis culpas y pidiéndole perdón, además de pedirle gracia y fortaleza para vencer mi pecado? ¿Tomo el pecado en serio y me esfuerzo al máximo por evitarlo?
  • ¿La forma en que vivo imita al Señor? ¿La manera en que me comunico con otros refleja al Señor y Su amor? ¿Mis actitudes reflejan lo que Dios me ha indicado por medio de las Escrituras que son Sus actitudes?
  • ¿He tenido un comportamiento ético en mi trato con los demás? ¿He sido honrado y he actuado con integridad?
  • ¿Confío en Dios? ¿O estoy constantemente preocupado y con estrés? ¿He orado para encomendar al Señor mis preocupaciones, creyendo que Él me sacará adelante?
  • ¿Empleo adecuadamente todo aquello que el Señor me ha confiado? ¿Mi actitud acerca del dinero y las cosas materiales está en consonancia con las Escrituras? ¿He sido generoso con los demás? ¿Doy a Dios para devolver algo de lo que Él me ha dado? ¿Soy un buen administrador de mis bienes materiales?
  • ¿Hago todo lo que puedo para cuidar de mi cuerpo, el templo del Espíritu Santo?
  • ¿Cómo trato a los demás? A mi esposa, hijos, amigos, compañeros de trabajo, extraños. ¿Cómo trato a los que son de otro país, de otra fe, de otras ideas políticas o personas con las que discrepo? ¿Soy amable? ¿Escucho? ¿Soy respetuoso? ¿Manifiesto amor?
  • ¿He sido fiel testigo cuando el Señor me ha presentado la oportunidad? ¿Hay formas en que podría acercarme más a quienes no conocen al Señor o ayudarlos a mejorar su relación con Él?
  •  Si al repasar estas preguntas, o por otro medio, me doy cuenta de que ya no estoy en sintonía con el Señor, ¿qué voy a hacer para remediar eso?

Recordatorios

  • Aunque algunas decisiones que he tenido que tomar han sido importantes e incluso trascendentales, mis decisiones cotidianas son las que me hacen la persona que soy.
  • Quien sea yo en el futuro será determinado por los miles de breves momentos en los que pienso, decido, me relaciono con los demás, reacciono a circunstancias y opto por hacer algo o no hacerlo. Soy responsable de en qué persona me convierto día a día.
  • El crecimiento espiritual, el cambio en el corazón y vida, siempre es un proceso, no una transformación instantánea. Hace falta dedicación, esfuerzo y tiempo. Y si deseo madurar espiritualmente, debo comprometerme, hacer el esfuerzo y dedicar tiempo.
  • Me he comprometido a tener un crecimiento espiritual, a vivir lo que las Escrituras enseñan, a acercarme más a Dios. Eso significa que necesito estar en comunión con Él, vivir de acuerdo a Su Palabra, guiarme por Su Espíritu, someterme a Él y amar a los demás. Y debo hacer todo eso a diario, momento a momento, en todos los pequeños aspectos cotidianos.

María y yo oramos que el año próximo esté lleno de alegría, progreso y crecimiento espiritual. ¡Que Dios los bendiga! ¡Feliz Año Nuevo!