Jesús, Su vida y mensaje: El final del Evangelio de Juan (1ª parte)

Agosto 30, 2022

Enviado por Peter Amsterdam

[Jesus—His Life and Message: The End of the Gospel of John (Part 1)]

El último capítulo del Evangelio de Juan comienza con una aparición de Cristo resucitado en Galilea.

Después de esto, Jesús se manifestó otra vez a Sus discípulos junto al Mar de Tiberias; y se manifestó de esta manera[1].

El mar de Tiberias, más comúnmente llamado mar de Galilea, está situado en el norte de Israel. No hay registro de cuánto tiempo había transcurrido desde la última vez que había estado Jesús con los discípulos o desde que le había dicho a Tomás que metiera el dedo en Su herida[2]. Sin embargo, algo de tiempo había pasado, ya que los discípulos se habían marchado de Jerusalén y se habían dirigido al norte, a la región de Galilea, donde Jesús se les apareció.

Estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Dídimo, Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos de Sus discípulos. Simón Pedro les dijo: «Voy a pescar». Ellos le dijeron: «Vamos nosotros también contigo». Salieron, pues, y entraron en una barca; pero aquella noche no pescaron nada[3].

Varios discípulos (al menos siete) estaban juntos en Galilea: Pedro, Tomás, Natanael, Jacobo y Juan (los hijos de Zebedeo), y otros dos que no se nombran.

Pedro decidió salir a pescar. Esa había sido su ocupación antes de conocer a Jesús. Los otros discípulos que estaban con él decidieron acompañarlo. No hay ninguna indicación de que Pedro o los demás estuvieran pensando volver a dedicarse a la pesca; es probable que fuera una idea espontánea con la que todos estuvieron de acuerdo. Los discípulos, pues, salieron, aunque no sabemos desde dónde. Se subieron a una barca, que el texto no dice a quién pertenecía. Aunque estuvieron toda la noche pescando, «no pescaron nada».

Cuando ya iba amaneciendo, se presentó Jesús en la playa, pero los discípulos no sabían que era Jesús. Y les dijo: «Hijitos, ¿tenéis algo de comer?» Le respondieron: «¡No!»[4]

Al amanecer, Jesús estaba en la orilla del lago. El texto no dice cómo llegó allí. Puede ser que se apareciera de repente, como se había aparecido antes a Sus discípulos estando las puertas cerradas[5]. Los discípulos no lo reconocieron, como tampoco María Magdalena lo había reconocido en un pasaje anterior de este evangelio[6], ni los dos discípulos que se dirigían a Emaús se dieron cuenta de que era Jesús quien caminaba con ellos[7]. Él les preguntó si tenían algo de comer, y ellos respondieron que no. Haber estado toda la noche sin pescar nada debía de haber sido bastante decepcionante.

Él les dijo: «Echad la red a la derecha de la barca y hallaréis». Entonces la echaron, y ya no la podían sacar, por la gran cantidad de peces[8].

Como Jesús estaba en la orilla y los discípulos en el agua, a cierta distancia, probablemente les tuvo que gritar que echaran la red por el lado opuesto de la barca. Los hombres hicieron lo que Él les dijo y se encontraron con que habían atrapado tantos peces que no podían subirlos a la barca.

Entonces aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: «¡Es el Señor!» Simón Pedro, cuando oyó que era el Señor, se ciñó la ropa (porque se había despojado de ella) y se tiró al mar[9].

El discípulo a quien Jesús amaba era probablemente el apóstol Juan. Juan reconoció a Jesús y le dijo a Pedro que era Jesús quien les había preguntado gritando si tenían peces y les había indicado que echaran la red por la derecha de la barca. Al oír esto, Pedro se puso la ropa exterior, «porque se había despojado de ella». No significa necesariamente que Pedro estuviera trabajando desnudo en la barca. Cierto autor explica: «No hay nada que permita asegurar que Pedro no llevaba nada puesto, como el texto [en español] nos podría llevar a suponer. Los lexicones estándar citan pasajes en los que la palabra significa “sin una prenda exterior”, “vestido con ropa interior”. Lo más probable es que aquí signifique que tenía al aire ciertas partes del cuerpo que suelen estar cubiertas; o sea, no estaba desnudo, sino que se había “despojado” de ropa para trabajar. Tal vez quiere decir que llevaba un taparrabos, o quizás una túnica sin mangas que no restringiera sus movimientos»[10].

Los otros discípulos fueron con la barca, arrastrando la red llena de peces, pues no distaban de tierra sino como doscientos codos[11].

Solo Pedro se zambulló y nadó hasta la orilla. Los demás se quedaron en la barca y se encargaron de llevar a tierra aquella gran pesca. Estaban a unos 200 codos (RVR 95) o 94 metros de la costa. En lugar de intentar subir la red llena de peces a la embarcación, con lo que probablemente la habrían volcado o hundido, la arrastraron hasta la orilla.

Al descender a tierra, vieron brasas puestas y un pescado encima de ellas, y pan. Jesús les dijo: «Traed de los peces que acabáis de sacar»[12].

Al desembarcar, los discípulos vieron que había brasas y un pescado cocinándose, junto con algo de pan. Da la impresión de que el pescado que había sobre las brasas no era suficiente para alimentar a todos los presentes, así que Jesús les pidió que añadieran algunos de los peces que acababan de atrapar.

Subió Simón Pedro y sacó la red a tierra, llena de grandes peces, ciento cincuenta y tres; y aun siendo tantos, la red no se rompió[13].

Cuando Jesús les pidió que trajeran algunos de los peces que habían atrapado, por lo visto Pedro, que había saltado de la barca y nadado hasta tierra, volvió a la barca para organizar el arrastre de la red llena de peces hasta la orilla. Dice que los peces eran grandes y que había 153. En otros tiempos, algunos maestros cristianos habían propuesto diversas interpretaciones del significado del número 153, como que era el número de clases de peces que había. Lo más probable es que se trate del número real de peces que capturaron. Tal vez los contaron para poder repartirlos equitativamente entre los siete o más discípulos que habían estado pescando juntos.

Les dijo Jesús: «Venid, comed». Y ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: «¿Tú, quién eres?», sabiendo que era el Señor[14].

Jesús los invitó a desayunar con Él. No dice qué le respondieron; solo que nadie le preguntó: «¿Tú, quién eres?», ya que sabían que era Jesús[15].

Vino, pues, Jesús, y tomó el pan y les dio, y asimismo del pescado[16].

Jesús repartió el pan y el pescado a Sus discípulos, con lo que se inició la comida. No dijo nada más hasta que terminó la comida, y eso lo estudiaremos en el próximo artículo.

El autor de este evangelio declara:

Esta era ya la tercera vez que Jesús se manifestaba a Sus discípulos, después de haber resucitado de los muertos[17].

Nos recuerda que es la tercera vez que Jesús se aparece a los discípulos después de la resurrección. Probablemente se refiere a las ocasiones en que estuvo con los once discípulos o al menos con la mayoría de ellos, ya que él mismo documenta que estuvo con María Magdalena, con los discípulos sin Tomás, y otra vez con Tomás. Pero esta es la tercera vez que se apareció a un grupo grande de discípulos.

(Continuará.)


Nota

Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Brill Academic, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Juan 21:1.

[2] Juan 20:27,28.

[3] Juan 21:2,3.

[4] Juan 21:4,5.

[5] V. Juan 20:19,26.

[6] Juan 20:14.

[7] V. Lucas 24:15,16.

[8] Juan 21:6.

[9] Juan 21:7.

[10] Morris, El Evangelio según Juan, Vol. 2, 497.

[11] Juan 21:8.

[12] Juan 21:9,10.

[13] Juan 21:11.

[14] Juan 21:12.

[15] Juan 21:7.

[16] Juan 21:13.

[17] Juan 21:14.