Jesús, Su vida y mensaje: Los «Yo soy»

Febrero 13, 2018

Enviado por Peter Amsterdam

La luz del mundo

[Jesus—His Life and Message: The “I Am” Sayings. The Light of the World]

La segunda frase en que Jesús dice: «Yo soy» se encuentra en el capítulo 8 de Juan.

Otra vez Jesús les habló, diciendo: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida»[1].

El conocimiento del contexto —el momento y el lugar— en que Jesús hizo esa declaración nos permitirá entender mejor su significado. El capítulo 8 de Juan comienza con el relato de la mujer sorprendida cometiendo adulterio[2]. Justo después viene esa frase de Jesús en que declara ser la luz del mundo. La mayoría de los comentaristas considera que el relato de la mujer está fuera de contexto, que no encaja en la línea narrativa del evangelio. Si uno se salta los primeros once versículos (el relato de la mujer), la segunda parte del capítulo 8 sí parece fluir bien como continuación del capítulo 7. Veámoslo más detenidamente.

El capítulo 7 comienza diciendo que Jesús estaba en Galilea y se acercaba la Fiesta de las Enramadas. (Esa fiesta se denomina también a veces la Fiesta de los Tabernáculos, y sigue observándose hoy en día en la fe judía. La llaman Sucot.) La Fiesta de las Enramadas es un festival de siete días que se celebra en septiembre o principios de octubre, durante el cual los creyentes viven en enramadas[3]. Al terminar el festival, hay un octavo día de reposo, ordenado por Dios.

A los quince días del séptimo mes, cuando hayáis recogido el fruto de la tierra, haréis fiesta al Señor por siete días; el primer día será de descanso, y el octavo día será también día de descanso. […] En tabernáculos habitaréis siete días; todo natural de Israel habitará en tabernáculos, para que sepan vuestros descendientes que en tabernáculos hice Yo habitar a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto. Yo, el Señor, vuestro Dios[4].

Jesús esperó antes de ir a Jerusalén para la fiesta; y cuando fue, fue en secreto[5].

A la mitad de la fiesta subió Jesús al Templo, y enseñaba[6].

Sus enseñanzas suscitaron polémica: algunos de los oyentes creyeron que era el Mesías, otros querían que lo arrestaran. En ese momento del relato aparece la mujer sorprendida cometiendo adulterio; pero cuando termina ese inciso, otra vez tenemos a Jesús hablando en el festival. El texto no dice explícitamente que aún estuviera en el festival, pero Sus palabras lo dan a entender.

En tiempos de Jesús había dos ceremonias asociadas a la Fiesta de los Tabernáculos: la de la libación del agua y la de la iluminación del templo. Cada día del festival, los sacerdotes sacaban agua del estanque de Siloé y la llevaban al templo en una procesión, entre alegres sonidos de trompetas, para celebrar que cuando Israel vagaba por el desierto Dios le dio agua de una peña[7]. En el capítulo 7 dice: «En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: “Si alguien tiene sed, venga a Mí y beba. El que cree en Mí, como dice la Escritura, de su interior brotarán ríos de agua viva”. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en Él, pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado»[8]. Conociendo el contexto de la procesión del agua, se entiende que Jesús hablara del agua viva en el festival.

Otra parte de la fiesta era la iluminación del templo. En el transcurso del festival, en una parte del complejo del templo llamada el atrio de las mujeres, se celebraba al atardecer una ceremonia en la que se encendían cuatro enormes candelabros dorados, cada uno de ellos con cuatro lámparas de gran porte. La intensa luz de las lámparas alumbraba todo el recinto del templo. Con esa ceremonia se conmemoraba la columna de fuego que condujo a los israelitas por el desierto:

El Señor iba delante de ellos, de día en una columna de nube para guiarlos por el camino, y de noche en una columna de fuego para alumbrarlos, a fin de que anduvieran de día y de noche[9].

En el capítulo 8 de Juan, cuando Jesús anunció: «Yo soy la luz del mundo», probablemente fue en esas circunstancias. En ese capítulo, esta es una declaración aislada, ya que en cuanto Jesús dijo eso los fariseos comenzaron a discutir con Él. De todos modos, Juan menciona en varios pasajes que Jesús es la luz, sobre todo en el capítulo 1:

En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios[10].

[…] Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros[11].

[…] En Él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres[12].

[…] La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron[13].

La luz verdadera que alumbra a todo hombre venía a este mundo[14].

Más adelante en este mismo evangelio, cuando la multitud le preguntó a Jesús: «¿Cómo, pues, dices Tú que es necesario que el Hijo del hombre sea levantado? ¿Quién es este Hijo del hombre?»[15], Él respondió de una manera que nuevamente dio a entender que Él es la luz:

Aún por un poco de tiempo la luz está entre vosotros; andad entretanto que tenéis luz, para que no os sorprendan las tinieblas, porque el que anda en tinieblas no sabe a dónde va. Entre tanto que tenéis la luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz[16].

Al exhortarnos a creer en la luz, es como si Jesús nos dijera: «Creed en Mí». Ser hijos de luz quiere decir convertirnos en personas que sean posesión de Dios.

Vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a Su luz admirable[17].

En otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz[18].

En el capítulo 3 de Juan, justo después de decir que Dios amó tanto al mundo que envió a Su Hijo, Jesús utilizó el término «la Luz» para referirse a Sí mismo:

El que en Él cree no es condenado; pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. Y esta es la condenación: la luz vino al mundo, pero los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas, pues todo aquel que hace lo malo detesta la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean puestas al descubierto. Pero el que practica la verdad viene a la luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras son hechas en Dios[19].

Los que no creen en la Luz están condenados, pero los que creen no. Tal como Jesús acaba de decir, está determinado que todo el que cree en el Hijo de Dios «no se pierda, sino que tenga vida eterna»[20]. «Pero el que no cree ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios»[21]. Creer en la Luz es un requisito para salvarse, y esa Luz es Jesús.

En el Antiguo Testamento, la luz se emplea a veces como metáfora de la presencia de Dios:

Pusiste nuestras maldades delante de Ti, nuestros yerros a la luz de Tu rostro[22].

Alza sobre nosotros, Señor, la luz de Tu rostro[23].

También hay muchas menciones de la luz de Dios. Veamos algunos ejemplos:

El Señor es mi luz y mi salvación[24].

Envía Tu luz y Tu verdad; estas me guiarán, me conducirán a Tu santo monte y a Tus moradas[25].

Alza sobre nosotros, Señor, la luz de Tu rostro[26].

Venid, […] y caminaremos a la luz del Señor[27].

Contigo está el manantial de la vida; en Tu luz veremos la luz[28].

En el libro de Isaías, al hablar de la venidera era del reino, se menciona al «siervo del Señor», que será «luz de las naciones, […] Mi salvación hasta lo último de la tierra»[29]. También dice: «El Señor te será por luz eterna y el Dios tuyo será tu esplendor»[30]. En 1 de Juan dice:

Este es el mensaje que hemos oído de Él y os anunciamos: Dios es luz y no hay ningunas tinieblas en Él[31].

Dios, que es Luz y el dador de luz, envió a Su Hijo Jesús, la Luz que «vino al mundo»[32], para darnos vida. Quien siga esa Luz «no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida»[33].

En el Evangelio de Mateo, Jesús dijo:

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de una vasija, sino sobre el candelero para que alumbre a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos[34].

Jesús compara a los que creen en Él con fuentes estacionarias de luz: una ciudad en lo alto de una colina, una lámpara sobre un candelero. La luz de los creyentes refleja la de Cristo, la Luz del mundo, la Luz que vino al mundo. Al andar en Su luz, lo reflejamos y damos testimonio ante los demás.

En otro tiempo erais tinieblas, pero ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad)[35].

Todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas[36].

La noche está avanzada y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas y vistámonos las armas de la luz[37].

Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciera la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo[38].


Nota

Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995, © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Barcelona: Clie, 2005.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Juan 8:12.

[2] Juan 8:1–11.

[3] Una enramada o, como se dice hoy en día, una sucá es una estructura provisional edificada sobre el suelo, en una terraza o en un balcón. Tiene tres paredes y se ubica de tal manera que una parte o la totalidad del techo se abra al cielo. El techo, conocido como s'chach en hebreo, debe estar hecho de algún material proveniente de la tierra y que en ese momento ya no esté conectado a ella. Para el s'chach se pueden utilizar hojas de palma, palos de bambú, ramas de pino, madera y otros materiales similares. Muchas personas cuelgan adornos como serpentinas, ornamentos relucientes e imágenes de las paredes interiores y las vigas del techo de la sucá. Algunas familias también cubren las paredes interiores con telas blancas, para evocar las nubes de gloria que rodearon a la nación judía durante su deambular por el desierto (Wikipedia).

[4] Levítico 23:39,42,43. V. también Deuteronomio 16:13–16.

[5] Juan 7:10.

[6] Juan 7:14.

[7] Morris, El evangelio según Juan.

[8] Juan 7:37–39.

[9] Éxodo 13:21.

[10] Juan 1:1.

[11] Juan 1:14.

[12] Juan 1:4.

[13] Juan 1:5.

[14] Juan 1:9.

[15] Juan 12:34.

[16] Juan 12:35,36.

[17] 1 Pedro 2:9.

[18] Efesios 5:8.

[19] Juan 3:18–21.

[20] Juan 3:16.

[21] Juan 3:18.

[22] Salmo 90:8.

[23] Salmo 4:6.

[24] Salmo 27:1.

[25] Salmo 43:3.

[26] Salmo 4:6.

[27] Isaías 2:5.

[28] Salmo 36:9.

[29] Isaías 49:6.

[30] Isaías 60:19.

[31] 1 Juan 1:5.

[32] Juan 3:19.

[33] Juan 8:12.

[34] Mateo 5:14–16.

[35] Efesios 5:8,9.

[36] 1 Tesalonicenses 5:5.

[37] Romanos 13:12.

[38] 2 Corintios 4:6.