Jesús, Su vida y mensaje: La pregunta de Jesús, y la ofrenda de la viuda

Febrero 9, 2021

Enviado por Peter Amsterdam

[Jesus—His Life and Message: Jesus’ Question and the Widow’s Offering]

En el capítulo 12 del Evangelio de Marcos se tratan diversos temas. Es donde se encuentra la parábola de los labradores, la cuestión del pago del tributo y la pregunta sobre la resurrección. Al final del capítulo se tocan dos temas más: de quién es hijo el Mesías, y la ofrenda de la viuda.

La pregunta de Jesús

Los tres evangelios sinópticos[1] mencionan una pregunta difícil que planteó Jesús a Sus adversarios[2]. En este artículo seguiremos el texto del Evangelio de Marcos.

Enseñando Jesús en el Templo, decía: «¿Cómo dicen los escribas que el Cristo es hijo de David?, pues el mismo David dijo por el Espíritu Santo: “Dijo el Señor a mi Señor: ‘Siéntate a Mi diestra, hasta que ponga a Tus enemigos por estrado de Tus pies’”. David mismo lo llama Señor; ¿cómo, pues, es su hijo?»[3]

Mientras Jesús enseñaba en el recinto del templo, como solía hacer, preguntó cómo era que los escribas decían que el Mesías era «hijo de David». Es fácil imaginarse por qué lo decían, ya que las profecías mesiánicas del Antiguo Testamento se refieren al Mesías que había de venir como el «renuevo» de David.

Vienen días, dice el Señor, en que levantaré a David renuevo justo, y reinará como Rey, el cual será dichoso y actuará conforme al derecho y la justicia en la tierra. En Sus días será salvo Judá, e Israel habitará confiado; y este será Su nombre con el cual lo llamarán: «El Señor, justicia nuestra»[4].

En aquellos días y en aquel tiempo haré brotar a David un Renuevo justo, que actuará conforme al derecho y la justicia en la tierra[5].

Saldrá una vara del tronco de Isaí; un vástago retoñará de sus raíces y reposará sobre Él el espíritu del Señor: espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor del Señor[6].

Marcos, autor de este evangelio, era consciente de que estos pasajes enseñan que el Mesías sería hijo de David; pero quería aclarar que ese concepto por sí solo se queda corto. Jesús es mucho más que eso. El propósito de la pregunta era suscitar la respuesta: «El Mesías no solo es hijo de David; ante todo es Hijo de Dios».

A propósito, en el Nuevo Testamento se habla varias veces de sentarse a la diestra. Esa expresión alude al hecho de ocupar una posición de honor, dignidad y autoridad. El Nuevo Testamento dice que Jesús está a la diestra de Dios.

Cristo es el que murió; más aún, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros[7].

Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios. Allí estará esperando hasta que Sus enemigos sean puestos por estrado de Sus pies[8].

Cuál [es] la extraordinaria grandeza de Su poder para con nosotros los que creemos, según la acción de Su fuerza poderosa. Esta fuerza operó en Cristo, resucitándolo de los muertos y sentándolo a Su derecha en los lugares celestiales, sobre todo principado y autoridad, poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no solo en este siglo, sino también en el venidero[9].

La ofrenda de la viuda

En Marcos[10] y en Lucas[11] se incluye un relato sobre una viuda que le entregó a Dios todo el dinero que poseía. Nos centraremos en la versión del Evangelio de Marcos.

Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho[12].

Jesús se encontraba en el templo de Jerusalén. La tesorería estaba ubicada en un área denominada atrio de las mujeres. En ese lugar había trece receptáculos con una abertura abocinada, en los que la gente depositaba el dinero que donaba al templo.

Cada arca era para un tipo particular de ofrenda que contribuía al funcionamiento cotidiano del templo, incluidos los sacrificios de animales que se hacían a diario. Había arcas para ofrendas específicas, como ofrendas de aves, de crías de aves para los holocaustos, de madera, de incienso y de oro para el propiciatorio. Los fondos depositados en esos receptáculos eran administrados por los líderes del templo y se empleaban para el fin indicado. También había seis arcas para ofrendas voluntarias, que no tenían una finalidad establecida y podían emplearse para ayudar a los pobres.

Jesús estaba sentado en el templo en un lugar desde el que podía observar a las personas que depositaban ofrendas en las arcas. Muchos debían de ser ricos terratenientes que vivían en Jerusalén o en las cercanías; otros, prósperos empresarios judíos, algunos de los cuales se habían desplazado a la capital para celebrar la Pascua. Otros debían de ser agricultores o comerciantes locales.

Y vino una viuda pobre y echó dos blancas, o sea, un cuadrante[13].

El término griego traducido como «blanca» es lepta. La lepta era una moneda de cobre de menos de un centímetro de diámetro, la más pequeña que había. Dos leptas valían un sesentaicuatroavo de denario. El denario era considerado la paga normal por un día de trabajo. El valor económico de la ofrenda de la viuda pobre era minúsculo; con eso básicamente solo se podía comprar la harina para una exigua comida. Sin embargo, Jesús vio su ofrenda con otros ojos.

Entonces, llamando a Sus discípulos, les dijo: «De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca»[14].

Pensando aprovechar la ocasión para impartir una enseñanza, Jesús llamó a Sus discípulos. Al comenzar la frase por «de cierto» quiso enfatizar la importancia y veracidad de lo que estaba a punto de explicar. Donde dice «esta viuda pobre», la traducción literal sería «la viuda, esta pobre», expresión que hace hincapié en su pobreza. No se nos aclara cómo sabía Jesús que la mujer era viuda. Probablemente lo supo por su forma de vestirse.

Porque todos han echado de lo que les sobra, pero esta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento[15].

En la Antigüedad, era bastante común que las mujeres que perdían a su esposo cayeran en la pobreza; esta mujer no fue una excepción. Pero a pesar de tener muy poco, dio todo lo que tenía. Jesús comparó a los que echaban «de lo que les sobra», es decir, de su excedente, con esta mujer que echó «todo lo que tenía».

Jesús no criticó a quienes daban lo que les sobraba, sino que subrayó el costo que había tenido para la mujer hacer ese aporte, por mucho que la suma entregada fuera insignificante. Cierto autor escribe:

La cuantía de la donación no siempre representa bien el sacrificio que requirió. De hecho, puede resultar engañosa. Con frecuencia, las pequeñas donaciones son las que más cuestan. Jesús muestra a Sus discípulos que lo importante no es el número de monedas, sino la actitud del corazón que las da. Es fácil no valorar las pequeñas donaciones o ni siquiera prestarles atención, aunque a veces son las que más valen[16].


Nota

Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.: El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.: La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Mateo, Marcos y Lucas.

[2] Mateo 22:41–46, Marcos 12:35–37, Lucas 20:41–44.

[3] Marcos 12:35–37.

[4] Jeremías 23:5,6.

[5] Jeremías 33:15.

[6] Isaías 11:1,2.

[7] Romanos 8:34.

[8] Hebreos 10:12,13.

[9] Efesios 1:19–21.

[10] Marcos 12:41–44.

[11] Lucas 21:1–4.

[12] Marcos 12:41.

[13] Marcos 12:42.

[14] Marcos 12:43.

[15] Marcos 12:44.

[16] Bock, Luke Volume 2, 1647.