Jesús, Su vida y mensaje: La venida del Hijo del hombre (1ª parte)

Marzo 9, 2021

Enviado por Peter Amsterdam

[Jesus—His Life and Message: The Coming of the Son of Man (Part 1)]

En el artículo anterior, el último de la serie sobre el templo judío, llegamos hasta cuando Jesús le dijo a la gente de Judea que, cuando los romanos destruyeran el templo y la ciudad de Jerusalén, le sobrevendría tribulación. Dijo:

Habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá. Y si aquellos días no fueran acortados, nadie sería salvo; pero por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados[1].

Luego continuó diciendo:

Entonces, si alguno os dice: «Mirad, aquí está el Cristo», o «Mirad, allí está», no lo creáis, porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos[2].

Jesús advirtió a Sus discípulos que, en los tiempos revueltos que se aproximaban, algunos aprovecharían las circunstancias para pretender ser el Mesías. Algunos incluso, falsamente, darían la impresión de hacer milagros y profetizar. Ya en este capítulo Jesús los ha prevenido contra tales personas:

Vendrán muchos en Mi nombre, diciendo: «Yo soy el Cristo», y a muchos engañarán[3].

Muchos falsos profetas se levantarán y engañarán a muchos[4].

El historiador judío Josefo menciona en sus escritos a varios líderes nacionalistas judíos que, en el período que precedió al sitio de Jerusalén, hicieron señales y prodigios. Por supuesto, el Nuevo Testamento cita también varios casos en que los discípulos de Jesús realizaron «señales y prodigios» en el curso de su labor en la obra de Dios.

Sobrevino temor a toda persona, y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles[5].

Por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo. Estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón[6].

En el libro de los Hechos, así como en algunas epístolas de Pablo y en el Apocalipsis, se menciona a personas no creyentes que hacían magia y obraban señales y prodigios. También se habla de los que lo harán en el futuro.

Había un hombre llamado Simón, que antes ejercía la magia en aquella ciudad y que había engañado a la gente de Samaria haciéndose pasar por alguien importante[7].

Entonces se manifestará aquel impío […]. El advenimiento de este impío, que es obra de Satanás, irá acompañado de hechos poderosos, señales y falsos milagros[8].

Vi otra bestia que subía de la tierra. Tenía dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como un dragón. […] También hace grandes señales, de tal manera que incluso hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres[9].

Jesús también precisó que, debido a esas señales y maravillas, es posible que hasta algunos creyentes se dejen descarriar por falsos cristos y falsos profetas.

Ya os lo he dicho antes. Así que, si os dicen: «Mirad, está en el desierto», no salgáis; o «Mirad, está en los aposentos», no lo creáis[10].

Habiendo avisado que falsos profetas harían señales y prodigios, Jesús dio más instrucciones para que los creyentes no se dejaran descarriar en el período que precedería a la destrucción de Jerusalén. Cierto autor explica:

Quienes traten de descarriarlos pretenderán disponer de información privilegiada: las personas normales y corrientes no sabrán dónde está el Mesías, pero ellos sí. Insistirán en que confíen en ellos, que les mostrarán el camino hasta donde él se encuentra. Jesús dice categóricamente: «No lo creáis». Sus seguidores no deben dejarse engañar de esa manera[11].

El futuro regreso de Jesús

Porque igual que el relámpago sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre[12].

Este versículo hace una marcada distinción entre los sucesos que tuvieron lugar durante el sitio de Jerusalén y el todavía pendiente regreso de Jesús. El término griego empleado para referirse al regreso o segunda venida de Jesús es parousía. Jesús señaló que Su parusía no sería secreta, sino que la venida del Hijo del hombre será tan evidente como un relámpago que ilumina el cielo. Cuando Jesús retorne, todo el mundo lo verá, tal como Él mismo aclara más adelante en este mismo capítulo. Jesús hace una distinción entre Su regreso y el fin de esta era, por una parte, y la próxima destrucción del templo por otra.

Dondequiera que esté el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas[13].

Los biblistas interpretan este versículo de muy diversas maneras. Es probable que signifique que la parusía, el retorno del Hijo del hombre, será tan manifiesta como la presencia de un cadáver sobre el que descienden las aves rapaces.

Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo y las potencias de los cielos serán conmovidas[14].

Las palabras de Jesús constituyen un calco de dos pasajes del Antiguo Testamento.

He aquí el día del Señor viene: día terrible, de indignación y ardor de ira, para convertir la tierra en soledad y raer de ella a sus pecadores. Por lo cual las estrellas de los cielos y sus luceros no darán su luz; el sol se oscurecerá al nacer y la luna no dará su resplandor[15].

Todo el ejército de los cielos se disolverá, y se enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército como se cae la hoja de la parra, como se cae la de la higuera[16].

En otros pasajes del Antiguo Testamento, los profetas describieron imágenes semejantes (v. Ezequiel 32:7,8; Amós 8:9; Joel 2:10,30,31; 3:15).

Entonces aparecerá la señal del Hijo del hombre en el cielo, y todas las tribus de la tierra harán lamentación cuando vean al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria[17].

Este evangelio habla de que aparecerá en el cielo «la señal del Hijo del hombre». En el Evangelio de Marcos y en el de Lucas dice que «verán al Hijo del hombre», y no se menciona la señal. Este evangelio también señala el efecto que tendrá en la población de la Tierra la venida del Hijo del hombre: «Harán lamentación».Su regreso no será motivo de alegría para todos. Las personas se darán cuenta de que el retorno de Jesús lo cambia todo y pone fin a la vida tal como la conocían.

Jesús declaró explícitamente que regresaría a la Tierra. Sin embargo, Su segunda venida no será como la primera, cuando nació como un bebé. La próxima vez vendrá con poder y gran gloria, expresión que se refiere a la majestuosa apariencia de un rey. Las nubes se suelen asociar a la presencia de lo divino, y ese es el significado aquí.

Enviará Sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a Sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro[18].

Al aparecer el Rey, se juntará a los que son Suyos, a los que lo hayan recibido y hayan creído en Él. El apóstol Pablo también menciona que enviará Sus ángeles con gran sonido de trompeta.

Os digo un misterio: No todos moriremos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados[19].

El hecho de que se juntará «a Sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro», deja bien claro que ningún creyente se quedará atrás. No faltará ninguno.

De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas[20].

Las higueras abundan en Palestina, y las personas a las que Jesús se dirigía sabían cómo y cuándo se desarrollan esos árboles. De la misma manera que la aparición de retoños en una higuera indica que se acerca el verano, cuando los creyentes vean que se producen los sucesos mencionados por Jesús, como los que describe en el versículo 29, deben entender que Su regreso es inminente.

De cierto os digo que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca[21].

Si bien los biblistas han propuesto diversas maneras de interpretar cuál es «esta generación», está claro que Jesús aquí se refiere a la generación que estará viva cuando Él regrese.

El cielo y la tierra pasarán, pero Mis palabras no pasarán[22].

Seguidamente, Jesús aseguró que lo que había anunciado se cumpliría con toda certeza. Si bien el cielo y la tierra han perdurado generación tras generación, llegará el día en que pasarán; en cambio las palabras de Jesús permanecerán para siempre. Lo que dijo se hará realidad.

(Continuará.)


Nota

Todos los versículos de la Biblia proceden de la versión Reina-Valera, revisión de 1995 © Sociedades Bíblicas Unidas, 1995. Utilizados con permiso.


Bibliografía general

Bailey, Kenneth E.: Jesús a través de los ojos del Medio Oriente, Grupo Nelson, 2012.

Bivin, David: New Light on the Difficult Words of Jesus. Holland: En-Gedi Resource Center, 2007.

Bock, Darrell L.: Jesus According to Scripture, Grand Rapids: Baker Academic, 2002.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 1: 1:1–9:50, Grand Rapids: Baker Academic, 1994.

Bock, Darrell L.: Luke Volume 2: 9:51–24:53, Grand Rapids: Baker Academic, 1996.

Brown, Raymond E.El nacimiento del Mesías, Madrid: Ediciones Cristiandad, 1982.

Brown, Raymond E.La muerte del Mesías (2 tomos), Pamplona: Editorial Verbo Divino, 2005 y 2006.

Carson, D. A.: Jesus’ Sermon on the Mount and His Confrontation with the World, Grand Rapids: Baker Books, 1987.

Charlesworth, James H. (editor): Jesus’ Jewishness, Exploring the Place of Jesus Within Early Judaism, Nueva York: The Crossroad Publishing Company, 1997.

Chilton, Bruce, y Evans, Craig A. (eds.): Authenticating the Activities of Jesus, Boston: Koninklijke Brill, 1999.

Edersheim, Alfred: La vida y los tiempos de Jesús el Mesías, Clie, 1989.

Elwell, Walter A., y Yarbrough, Robert W.: Al encuentro del Nuevo Testamento, Grupo Nelson, 2008.

Elwell, Walter A. (ed.): Baker Encyclopedia of the Bible, Grand Rapids: Baker Book House, 1988.

Evans, Craig A.: World Biblical Commentary: Mark 8:27–16:20, Nashville: Thomas Nelson, 2000.

Evans, Craig A., y Wright, N. T.: Jesus, the Final Days: What Really Happened, Westminster John Knox Press, 2009.

Flusser, David: Jesus, Jerusalén: The Magnes Press, 1998.

Flusser, David, y Notely, R. Steven: The Sage from Galilee: Rediscovering Jesus’ Genius, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2007.

France, R. T.: The Gospel of Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2007.

Gnilka, Joachim: Jesús de Nazaret: Mensaje e historia, Barcelona: Editorial Herder, 1993.

Green, Joel B., y McKnight, Scot (editores): Dictionary of Jesus and the Gospels, Downers Grove: InterVarsity Press, 1992.

Green, Joel B.: The Gospel of Luke, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1997.

Grudem, Wayne: Teología sistemática: Una introducción a la doctrina bíblica, Miami: Editorial Vida, 2007.

Guelich, Robert A.: World Biblical Commentary: Mark 1–8:26, Nashville: Thomas Nelson, 1989.

Jeremias, Joachim: Jerusalén en tiempos de Jesús, Ediciones Cristiandad, 2000.

Jeremias, Joachim: Jesus and the Message of the New Testament, Minneapolis: Fortress Press, 2002.

Jeremias, Joachim: La Última Cena, Palabras de Jesús, Ediciones Cristiandad, 1980.

Jeremias, Joachim: Teología del Nuevo Testamento, Salamanca: Ediciones Sígueme, 2001.

Jeremias, Joachim. The Prayers of Jesus. Norwich: SCM Press, 1977.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 1, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of John: A Commentary, Volume 2, Grand Rapids: Baker Academic, 2003.

Keener, Craig S.: The Gospel of Matthew: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2009.

Lewis, Gordon R., y Demarest, Bruce A.: Integrative Theology, Grand Rapids: Zondervan, 1996.

Lloyd-Jones, D. Martyn: Estudios Sobre el Sermón del Monte.

Manson, T. W.: The Sayings of Jesus, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1957.

Manson, T. W.: The Teaching of Jesus, Cambridge: University Press, 1967.

McKnight, Scot: Sermon on the Mount, Grand Rapids: Zondervan, 2013.

Michaels, J. Ramsey: The Gospel of John, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 2010.

Milne, Bruce: The Message of John, Downers Grove: InterVarsity Press, 1993.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 1, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: El Evangelio según Juan, Vol. 2, Terrassa: Clie, 2005.

Morris, Leon: Luke, Downers Grove: InterVarsity Press, 1988.

Morris, Leon: The Gospel According to Matthew, Grand Rapids: William B. Eerdmans’ Publishing Company, 1992.

Ott, Ludwig: Manual de Teología Dogmática, Barcelona: Editorial Herder, 1966.

Pentecost, J. Dwight: The Words & Works of Jesus Christ, Grand Rapids: Zondervan, 1981.

Sanders, E. P.: Jesús y el judaísmo, Trotta, 2004.

Sheen, Fulton J.: Vida de Cristo, Barcelona: Herder, 1959.

Spangler, Ann, y Tverberg, Lois: Sentado a los pies del maestro Jesús, Vida, 2010.

Stassen, Glen H., y David P. Gushee: La ética del reino: Siguiendo a Jesús en un contexto contemporáneo, Casa Bautista de Publicaciones, 2008.

Stein, Robert H.: Jesús el Mesías, Clie, 2008.

Stein, Robert H. Mark, Grand Rapids: Baker Academic, 2008.

Stein, Robert H.: The Method and Message of Jesus’ Teachings, Revised Edition, Louisville: Westminster John Knox Press, 1994.

Stein, Robert H.: The New American Commentary: Luke, Nashville: B&H Publishing Group, 1992.

Stott, John R. W.: El Sermón del Monte, Certeza Unida, 1978.

Talbert, Charles H.: Reading the Sermon on the Mount. Grand Rapids: Baker Academic, 2004.

Williams, J. Rodman: Renewal Theology: Systematic Theology from a Charismatic Perspective. Grand Rapids: Zondervan, 1996

Witherington III, Ben: The Christology of Jesus, Minneapolis: Fortress Press, 1990.

Witherington III, Ben: The Gospel of Mark: A Socio-Rhetorical Commentary, Grand Rapids: William B. Eerdmans Publishing Company, 2001.

Wood, D. R. W., Marshall, I. H., Millard, A. R., Packer, J. I., y Wiseman, D. J. (editores): Nuevo Diccionario Bíblico Certeza, Buenos Aires: Certeza Unida, 2003.

Wright, N. T.: After You Believe, New York: Harper Collins Publishers, 2010.

Wright, N. T.: Jesus and the Victory of God, Minneapolis: Fortress Press, 1996.

Wright, N. T.: La resurrección del Hijo de Dios, Editorial Verbo Divino, 2008.

Wright, N. T.: Matthew for Everyone, Part 1, Louisville: Westminster John Knox Press, 2004.

Yancey, Philip: El Jesús que nunca conocí, Vida, 1996.

Young, Brad H.: Jesus the Jewish Theologian. Grand Rapids: Baker Academic, 1995.


[1] Mateo 24:21,22.

[2] Mateo 24:23,24.

[3] Mateo 24:5.

[4] Mateo 24:11.

[5] Hechos 2:43.

[6] Hechos 5:12. V. también Hechos 4:16,29,30.

[7] Hechos 8:9.

[8] 2 Tesalonicenses 2:8,9.

[9] Apocalipsis 13:11,13. V. también Apocalipsis 16:13,14.

[10] Mateo 24:25,26.

[11] Morris, The Gospel According to Matthew, 607.

[12] Mateo 24:27.

[13] Mateo 24:28.

[14] Mateo 24:29.

[15] Isaías 13:9,10.

[16] Isaías 34:4.

[17] Mateo 24:30.

[18] Mateo 24:31.

[19] 1 Corintios 15:51,52.

[20] Mateo 24:32,33.

[21] Mateo 24:34.

[22] Mateo 24:35.